Entrevista a Ana Alfageme, responsable de medios sociales de elpaís.com

Prosigo con la publicación de las entrevistas que realicé a los máximos responsables de los medios online de referencia en España. En esta ocasión comparto el testimonio de Ana Alfageme, responsable de medios sociales de elpaís.com. El encuentro que mantuvimos en la redacción del periódico se produjo a finales de 2010, pero, meses después, la vigencia de sus comentarios sigue siendo absoluta.

¿Considera que los medios tradicionales se han visto obligados a descender de la atalaya hegemónica en la que se encontraban hasta la consolidación de la web 2.0?

Se tiene que bajar. En el mundo en que vivimos la información se transmite de una forma instantánea entre personas que ni siquiera son periodistas. Ya no solo disponemos de una plataforma para informar. Cualquier ciudadano puede hacerlo si presencia un follón en el metro, un accidente o un problema de seguridad. Tenemos que aprovechar que esos ciudadanos están hablando en tiempo real y “meternos” en dicha conversación, dado que no tenemos la capacidad de llegar a todos los sitios. En este momento más que nunca se tiene que dar un trabajo de colaboración entre ambas partes. La diferencia respecto a hace cinco años es que ahora hay medios instantáneos de publicación, como Twitter o Facebook, que permiten contar las cosas que se están viviendo de una manera natural. Se trata de ciudadanos que nunca han pretendido ser periodistas pero que están contando lo que ven, lo cual forma parte de las bases del reporterismo: dirigirte a los acontecimientos y contarlos tal y como ocurren. Tenemos que apoyarnos en la comunidad que construimos los periódicos, hacer comunidad y trabajar mucho y duro con los ciudadanos. Nosotros podemos aportar nuestra capacidad de verificación y contextualización, resaltar las claves de las cuestiones que van a suceder o que pueden ser la consecuencia de lo que está pasando y construir una historia con las aportaciones de los ciudadanos.

Ana Alfageme (Fuente: elpaís.com)

Dentro de este proceso, ¿en qué lugar queda la formación periodística? Yo creo que un ciudadano anónimo no dispone de la cualificación que sí ha recibido un periodista en la universidad.

¿Es necesario estudiar periodismo para ser periodista? Yo creo que no. Es necesario que se tenga sentido y capacidad para reconocer qué es importante para ser publicado y tener la destreza en el manejo de unas herramientas y un expertise que le permita ser periodista. No es necesario estudiar una carrera de Periodismo, simplemente formarse en cuanto al uso de unas herramientas y conocimientos. En el caso del máster de El País este periodo es de un año. ¿Cómo se presentan las cosas de una manera limpia y profesional y cómo se trabajan esas noticias? Es un entrenamiento que a veces proviene de estar en una redacción y ver qué hace la gente que ya es periodista.

En el caso de los blogs de medios, ¿el periodista ha sabido adaptarse al nuevo formato y cambiar el chip o sigue manteniendo las técnicas redaccionales del periódico impreso?

El chip del periodista ha cambiado, sobre todo en el caso de los más nuevos, los blogs profesionales como El Comidista, Aguas Internacionales, I love bicis o Ecolab, principalmente por la autoría de estos blogs. Son periodistas que conocen mejor el medio digital, donde se mueven de una forma más natural y que están acostumbrados a interactuar con los lectores. Esta tendencia no va a hacer más que crecer. En términos generales los periodistas hemos vivido en una torre de marfil en la que no teníamos en cuenta en absoluto esos mensajes directos de los lectores que hablan en tiempo real de sus necesidades y de sus inquietudes. El periodismo digital en general, no solo los blogs, nos permiten conocer las respuestas de los ciudadanos. Deberíamos actuar en consecuencia, aunque creo que todavía no lo hacemos lo suficiente. Por tanto, mi respuesta es que sí cambia, pero que cambiará mucho más. Estamos solo empezando.

¿Se da algún tipo de directriz desde el medio para que los blogs adopten un estilo más o menos personalista, más o menos informativo?

Con los blogs profesionales queremos aportar información, sobre todo. Eso tiene que ver con la personalidad de cada periodista. Por ejemplo, hemos tenido blogs con un sello muy personal como el de Enric González, que es un personaje en sí mismo. Él ya tenía una columna antes de marchar de corresponsal a Tel Aviv, pero en su blog se mostraba incluso mucho más personal y se denudaba mucho más. Sin embargo, hay otros blogs en los que el bloguero simplemente quiere contar información, aunque también de una manera personal, porque él es el responsable del tema y, en definitiva, del blog. Se trata de una selección personal y no creo que nosotros ni planeemos ni favorezcamos un estilo u otro. Simplemente pretendemos que todo el mundo se sienta cómodo con el formato y, para ello, el bloguero tiene que ser él mismo y escribir como a él le salga.

Creo que no se lo han planteado aún. En cualquier caso, no me parecería mal. Por ejemplo, en el caso de El Comidista con alguna gran marca de vino o de cadenas de restaurantes.

¿Eskup es la evolución del Utoi de Soitu? ¿Cómo se produjo la implantación en elpaís.com?

Es muy fácil. El equipo que hizo Soitu y Utoi se vino a elpaís.com y lo que han hecho ha sido adaptar Utoi y convertirlo en Eskup. Hemos mejorado y añadido algunas utilidades y así lo seguiremos haciendo hasta que consideremos que hemos creado el producto adecuado.

¿No cree que el hecho de que Eskup pertenezca a una marca muy determinada, como elpaís.com, que, como tal, proyecta una serie de valores, en función de su posicionamiento estratégico, llegará un momento que suponga un techo infranqueable para que las cifras de usuarios sigan creciendo?

Eskup tiene un límite y está concebido así precisamente. No pretende competir con Facebook o Twitter porque se entiende que es una red social informativa en la que los periodistas de El País hablan con los usuarios, que se acercan porque consideran que se les puede ayudar. Pretendemos que sea una buena plataforma de narración en tiempo real, que haya una serie de foros de conversación en los que participan periodistas y lectores, por lo que siempre estará vinculada a elpaís.com.

Yo creo que la virtud de Eskup es que sabe integrar la voz del periodista y la de la audiencia, de tal manera que cada uno mantenga su estatus. Creo que es el triunfo de la marca de cada periodista.

Eso pretendemos, de una manera consciente. Queremos reforzar la marca de cada uno de los periodistas. Esto es bueno para el medio, pero también para ellos, porque, si algún día no están en elpaís.com, su marca personal es la que sale reforzada. Estamos en un medio cuyo libro de estilo dice que lo que le pasa al periodista no es importante y, por ello, no se debe hablar en primera persona, que supone la base del periodismo tradicional. Es curioso cómo sobre esta cuestión, tan arraigada al periodismo tradicional, se está trazando el camino hacia la personalización de la información, hacia que haya una serie de periodistas especialistas que van a ejercer como prescriptores de las noticias. Y de alguna manera su personalidad se va a ver reflejada en este caso a través de Eskup. Estamos exponiendo a los periodistas con su cara y el logo de El País e invitándoles a que conversen con los lectores. Y en esa conversación se exponen pero, desde mi experiencia, este contacto siempre es bueno. En la conversación con los lectores ocurre como con los alumnos. Yo soy profesora del máster de El País y a mí me dan mucho más que me quitan. Los maestros dicen que lo mejor es lo que te enseñan los alumnos. Aquí ocurre lo mismo. No es que los lectores sean alumnos, son personas que nos cuentan sus preocupaciones.

¿Valoran la posibilidad de que algún día se integren en Eskup comentarios patrocinados a cargo de canales que en vez de periodistas sean marcas?

Creo que están intentando ofrecer canales de Eskup para marcas, que estén perfectamente diferenciados y sean reconocibles para el usuario, en los que las empresas anunciantes pueden emplear la tecnología, pero sin llegar a saturar e, insisto, de forma muy diferenciada, como en la publicidad del periódico. Es una oportunidad que las empresas pueden explotar, publicando los contenidos sobre su marca.

The Washington Post prohibió el año pasado a sus redactores responder a los lectores en Twitter. ¿Se plantearían adoptar alguna decisión similar?

Nosotros no queremos dar directrices; lo que pretendemos precisamente es que la gente entre en Twitter. Queremos fomentar la conversación. Entendemos que el uso de Twitter y, sobre todo, el de Eskup debe ser profesional. De hecho, en Twitter hay que tender a no sólo publicar los titulares de las noticias, como estamos haciendo ahora, si no a conversar más desde las propias cuentas corporativas de los redactores. Nosotros no vamos por el camino de The Washington Post, sino todo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>