Por qué el videoblog de Pedro J. no es un blog: 5 razones

Parece que el formato videoblog no termina de asentarse entre la oferta de contenidos de los ciberdiarios españoles. Han sido mucho los experimentos, pero pocos los supervivientes. El primero en probar con un espacio similar fue La Razón Digital en 2008, mediante una serie de apariciones de algunos de sus columnistas de prestigio (Alfonso Ussía, Gabriel Albiac, Carmen Gurruchaga…).  Y digo “similar” porque carecía de  algunos de los elementos fundamentales del blog. Más de tres años después, esta misma circunstancia se presenta también en el “videoblog” quizá más popular del periodismo online español. Sin duda, su autor, Pedro J. Ramírez, y la gente de elmundo.es han dado con la clave para triunfar: 1) un autor archiconocido y fácilmente reconocido y ubicado por la audiencia, 2) con unas opiniones muy claramente marcadas desde el punto de vista ideológico, y, sobre todo, 3) un estilo distinguido y único, con el que se puede estar o no de acuerdo, pero inconfudible en cualquier caso. Sin embargo, este espacio del veterano periodista no puede concebirse como un (video)blog en sentido estricto. ¿Por qué? Porque carece de algunos de los elementos estructurales fundamentales del formato.

1. El blog Carece de URL.  No tiene un elemento fundamental para su difusión  en otros espacios de la Red como es un único enlace que le confiera al espacio una independencia estructural respecto a las otras secciones del medio.

2. Los posts carecen de permalinks. En consecuencia, carece de un elemento clave para la posterior difusión y dinamización de sus contenidos en otros espacios de la blogosfera u otros medios online, como son los enlaces permanentes .

3. La zona de comentarios es confusa. No dispone de un área de comentarios como el resto de blogs de elmundo.es. Admite la posibilidad de comentar los contenidos a través de un foro, pero incluso esta opción solo se presenta tímidamente para la última entrada y no las posteriores.

4. Carece de sidebar. Dado que no dispone de una URL independiente, el blog no se estructura en el marco habitual del blog, con los archivos de posts antiguos, las etiquetas, etcétera.

5. Escasa integración con medios sociales.  Por ello, !tampoco tiene la posibilidad de incrustar su timeline en Twitter! Es una lástima si se tiene en cuenta que se trata de uno de los casos más paradigmáticos de explotación periodística de la red.

ACTUALIZACIÓN. Este post no podía haber sido más oportuno. Dos días después de su publicación veo que el “videoblog” de Pedro J. ha desaparecido. De momento no se sabe nada. Habrá que esperar para saber si esta ausencia es definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>